Motos

La decisión, de verdad

Lo que al principio eran preguntas sin más que no me hacían dudar sobre la BMW y la Benelli (entendiendo las circunstancias que te debes haber leído ya) ahora sí empezaban a hacerme dudar. Bastante.

Seguía mirando motos que se adaptaran a mi presupuesto de 7.000 €. Como bien es sabido, el mercado de motocicletas de segunda mano en España está muy inflado; es una burbuja que lleva años así pero que aún no ha explotado y que sigue creciendo continuamente. Muchas de las motos que se anuncian por 8.000 € y 8.500 € llevan meses anunciándose así que comencé a mirarlas en detalle y a ver si podía rebajar su precio y ajustarlo al presupuesto.

Lo conseguí con un par de ellas que se adaptaban bastante bien a mis gustos. Eso sí, de una no me gustaba una cosa, la otra tenía un no se qué que qué se yo. Pero bueno, era el modelo de moto que buscaba hace años y con eso pensaba conformarme. La Benelli ahí la tenía, muy vista en catálogo web y cada vez más vista por la calle. Así que avancé un poco más y me inscribí en foros y grupos de Facebook decicados a la Benelli TRK. Leyendo a los propietarios ves que muchos de los prejuicios que tenía se desmoronan. Es cierto que algunas tienen algún problemilla, pero que cubre la garantía y se soluciona sin problema alguno. Aún así no la había probado.

¿Y si hago caso a Rafa y me compro una moto-escuela con la que aprender? Me repetía una y otra vez cada vez que miraba una moto u otra. ¿Y si le hago caso a los que saben? como ya suelo hacer en otras facetas de la vida. En temas de motocicletas son un ignorante. ¿Estaba intentando convencerme de algo?. Quizá.

Seguía erre que erre con el tema de las BWM. Uno de los vendedores me comentó que su moto no había pasado por revisiones oficiales y que él mismo se las hacía. Si contemplaba comprar una moto con 40.000 km. era con la premisa de que sus revisiones hubieran sido pasadas en talleres oficiales, así que a la primera segunda de cambio la descarté. Me quedé con la moto de Pedro que encajaba en casi todo. Su color rojo es el que menos me gusta.

¿Me iba a comprar una moto en un color que no me termina de convencer? Pues sí. Habíamos hecho el trato a finales de julio y me dijo que se marchaba de vacaciones y que podría ver la moto el 31 de agosto. Tenía que esperar y esperé. Ya tenía visto los vinilos y casi ya estaba introduciendo los dígitos de la tarjeta de crédito cuando un día antes de probarla me dijo que había llegado a un acuerdo con otro comprador.

En ese momento hice click y me convencí de que no haría ningún trato de motos con particulares. Estaba cansado del trato de muchos vendedores, ya fuera por sus formas, el modo de llevar una negociación (cuando se supone que estás abierto a ella), ocultar datos hasta el último día, etcétera. No es no como dijo un desgraciado.

En serio, ¿ahora te gusta la Benelli? No, ya me gustaba, pero por mis prejuicios la tenía siempre en un segundo plano. Ahhhh, lo que pasa es que ya no te gusta la BMW F800GS Adventure. Los cojones, me encanta. La F850GS Adventure, aún más. ¿No se pueden dar las 2 (o tres) cosas a la vez? Pues sí. De ese tipo de moto también me gusta la Suzuki V-Storm, pero menos, además es más cara que la Benelli TRK 502 X. ¿Vas a esperar a la Benelli TRK 800 que la están anunciando estas semanas? No. Estoy hasta las pelotas de retrasar la toma de la decisión de mi moto.

Entonces, ¿Te gusta la Benelli TRK 502 X de 2020? Sí, joder, que sí me gusta. No me des más la vara que ya me la he comprado. Además estas son las últimas líneas que escribiré en un tiempo, ahora estoy disfrutando de mi moto. Mi preciosa moto. La deseada.

Atrás

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.